21 C
Resistencia
sábado, junio 12, 2021
InicioCienciaNuevas misiones de la NASA estudiarán Venus, un mundo ignorado por décadas

Nuevas misiones de la NASA estudiarán Venus, un mundo ignorado por décadas

Anunció dos misiones robóticas para explorara el planeta.

Bill Nelson, el administrador de la NASA, anunció las últimas opciones de la agencia para las misiones planetarias robóticas, ambas previstas para dirigirse a Venus a finales de la década de 2020: DAVINCI+ y VERITAS.

“Estas dos misiones hermanas tienen como objetivo comprender cómo Venus se convirtió en un mundo infernal capaz de fundir el plomo en la superficie”, dijo Nelson durante su discurso sobre el “Estado de la NASA” ante los trabajadores de la agencia espacial.

Bill Nelson, el administrador de la NASA, anunció las últimas opciones de la agencia para las misiones planetarias robóticas,. Imagen Equipo del proyecto PLANET-C/JAXA vía The New York Times.

Bill Nelson, el administrador de la NASA, anunció las últimas opciones de la agencia para las misiones planetarias robóticas,. Imagen Equipo del proyecto PLANET-C/JAXA vía The New York Times.

Venus es en muchos sentidos un gemelo de la Tierra: es comparable en tamaño, masa y composición, y es el planeta cuya órbita es la más cercana a la de la Tierra.

Pero la historia de los dos planetas es distinta.

Mientras que la Tierra tiene una temperatura moderada y está cubierta en gran parte por agua, Venus, con una densa atmósfera de dióxido de carbono, tiene un calor infernal de 480 grados celsius en la superficie.

Tras numerosas misiones de Estados Unidos y la Unión Soviética para explorarlo en los años 70, 80 y 90, la atención se desplazó a otros lugares.

El año pasado, un Venus abandonado volvió a ser el centro de atención planetaria después de que un equipo de científicos que utilizaba telescopios terrestres afirmara haber descubierto pruebas convincentes de la existencia de microbios que viven en las nubes de Venus en la actualidad, donde las temperaturas siguen siendo cómodamente cálidas en lugar de abrasadoras.

Dijeron que habían detectado una molécula, la fosfina, para la que no podían encontrar ninguna explicación plausible de cómo podría haberse formado allí, excepto como producto de desecho de organismos vivos.

Sin embargo, otros científicos que analizaron los mismos datos dijeron que no habían observado una señal convincente.

Aun así, el hallazgo llevó a Jim Bridenstine, entonces administrador de la NASA, a decir en septiembre: “Es hora de dar prioridad a Venus“.

El año pasado, la NASA había reducido las propuestas de su programa Discovery, en el que los científicos presentan ideas para misiones planetarias más pequeñas con un precio modesto, a cuatro finalistas.

Dos de ellas, DAVINCI+ y VERITAS, proponían explorar Venus.

Las otras finalistas eran Ia Volcanic Observer, que habría explorado Io, una luna de Júpiter que es el cuerpo más activo desde el punto de vista volcánico del sistema solar, y Trident, que habría enviado una nave espacial que pasara por Tritón, una intrigante gran luna de Neptuno.

Los científicos que trabajan en las dos misiones recibieron la buena noticia a primera hora del día. Suzanne Smrekar, geofísica del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en California y principal investigadora de VERITAS, recibió la llamada a las 5:30 de la mañana.

Pero la noche anterior le habían avisado de que esperaba una llamada de la sede de la NASA.

“Así que estaba a la espera”, dijo.

“Desde las tres de la mañana aproximadamente”.

DAVINCI+ pudo confirmar de forma concluyente la presencia de fosfina.

El lanzamiento de la nave, previsto provisionalmente para 2029, permitiría realizar observaciones científicas durante dos sobrevuelos en 2030.

Cuando se aproxime a Venus por tercera vez en 2031, la nave dejará caer una sonda esférica repleta de instrumentos que olerá y analizará los gases mientras desciende por la atmósfera durante algo más de una hora.

“Las mediciones que realicemos al descender a las nubes serán de una escala muy fina, equivalente a las que estamos acostumbrados a ver en Marte y la Tierra”, dijo James B. Garvin, del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA en Maryland, que es el investigador principal de DAVINCI+.

DAVINCI es la abreviatura de Deep Atmosphere of Venus Investigations of Noble Gases, Chemistry and Imaging (Investigaciones de la Atmósfera Profunda de Venus, Química e Imágenes).

Misiones

El signo más indica las mejoras respecto a una propuesta anterior, DAVINCI.

Las concentraciones de criptón, argón, neón y xenón -los gases nobles que no reaccionan con otros elementos- pueden dar pistas sobre cómo se formó Venus y su atmósfera.

Las mediciones también podrían encontrar indicios de si el agua ha escapado de Venus al espacio y si los océanos cubrieron alguna vez la superficie.

Además, los mismos instrumentos podrían identificar directamente las moléculas de fosfina, lo que daría lugar a un acalorado debate sobre si la fosfina es una prueba definitiva de la existencia de vida o si algunas reacciones geológicas o químicas que no tienen que ver con la biología podrían haberla generado.

Un resultado negativo no cerraría la cuestión.

Dado que la sonda DAVINCI+ tomará muestras de la atmósfera en un solo lugar en un momento dado, la ausencia de fosfina allí no probaría la ausencia de fosfina en todas partes.

Garvin dijo que la información también proporcionará pistas más allá del sistema solar, pistas que los astrónomos que utilizan el telescopio espacial James Webb para identificar planetas similares a Venus alrededor de otras estrellas.

VERITAS, abreviatura de Venus Emissivity, Radio Science, InSAR, Topography & Spectroscopy, se lanzará aproximadamente un año antes que DAVINCI+.

Se trata, en efecto, de una versión muy mejorada de la última nave espacial de la NASA dedicada a explorar Venus, Magallanes, que llegó en 1990 y pasó cuatro años cartografiando la superficie del planeta.

La nueva misión podrá proporcionar mediciones topográficas que son más de 100 veces mejores que las que produjo Magallanes, unidas en un mapa tridimensional muy detallado.

“Si la falla de San Andrés estuviera presente en Venus, no tendríamos ni idea a partir de los datos de Magallanes”, dijo Smrekar.

“Sólo tenemos como un mapa topográfico muy tosco”.

Los suelos de los cráteres de Venus son oscuros, pero nadie sabe si eso se debe a que son flujos de lava de erupciones recientes o dunas de arena acumuladas.

“Esa es una pregunta súper importante para entender la historia del vulcanismo”, dijo Smrekar.

Otro instrumento, un espectrómetro, podrá asomarse a la cubierta de nubes y estudiar de qué están hechas las rocas de la superficie de Venus.

“No tenemos ninguna información sobre la composición global”, dijo.

Eso pondrá a prueba una hipótesis según la cual algunas partes de la corteza de Venus son similares a los continentes de la Tierra, mientras que la mayor parte del resto es como el basalto que forma los fondos marinos de la Tierra.

“También utilizaremos ese espectrómetro para buscar vulcanismo activo, vulcanismo reciente”, dijo Smrekar.

Análisis

El estudio de Venus también arrojará luz sobre los demás planetas rocosos del sistema solar, incluida la Tierra.

“Esperamos que estas misiones nos permitan comprender mejor cómo evolucionó la Tierra y por qué es actualmente habitable cuando otros de nuestro sistema solar no lo son”, dijo Nelson.

Los datos de una de ellas ayudarán a los científicos a interpretar las observaciones de la otra, dijeron los científicos.

“A menudo he dicho que Marte es frío, y que Venus es mucho más caliente”, dijo Garvin.

“Creo que seremos capaces de demostrarlo cuando estas misiones estén terminadas”.

Desde el último viaje de la NASA a Venus, ésta ha enviado con éxito un desfile de naves espaciales a Marte -cinco exploradores, cuatro orbitadores y dos módulos de aterrizaje- con el objetivo de comprender la historia del agua y la posibilidad de vida en el planeta rojo.

Pero la agencia no ha enviado ninguna a Venus.

Incluso antes del anuncio de la fosfina, muchos científicos planetarios estaban presionando para una visita de regreso.

En 2017, VERITAS y DAVINCI estaban entre los finalistas de la última ronda del programa Discovery de la NASA, pero la agencia espacial eligió en su lugar dos misiones a asteroides.

También en 2017, para el concurso New Frontiers, más grande y costoso, la NASA consideró una misión a Venus llamada Venus In situ Composition Investigations, o VICI, que buscaba poner dos aterrizadores en la superficie del planeta.

La misión fue rechazada en favor de Dragonfly, que enviará un dron propulsado por plutonio para volar en Titán, la mayor luna de Saturno.

Además, los científicos planetarios se encuentran en pleno proceso de elaboración de sus recomendaciones a la NASA sobre sus prioridades, que se realizan una vez al año. La NASA suele emprender sólo una misión emblemática -un esfuerzo grande, ambicioso y costoso- a la vez.

La misión insignia a Venus que se está considerando incluiría dos globos que flotarían en la atmósfera durante un mes.

Y al menos una empresa privada, Rocket Lab, quiere enviar una pequeña sonda para estudiar Venus en los próximos años. India y Rusia también han sugerido misiones a Venus en el futuro.

Otras agencias espaciales han visitado Venus más recientemente.

La Agencia Espacial Europea lanzó Venus Express en 2005, y orbitó el planeta durante ocho años, observando flujos de lava jóvenes y otras evidencias de que aún podría ser geológicamente activo.

Akatsuki, de la agencia espacial japonesa, es la única nave espacial que se encuentra actualmente en Venus.

En su estudio desde la órbita, la nave ha revelado perturbaciones en los vientos del planeta conocidas como ondas de gravedad, así como corrientes de chorro ecuatoriales en su atmósfera.

Si bien la selección de las misiones a Venus puede ser alentadora para algunos científicos planetarios, otros seguramente se sentirán decepcionados por el hecho de que se haya pasado por alto la misión Trident al sistema de Neptuno. El planeta y sus lunas no han sido visitados desde 1989, cuando pasó la Voyager 2, dejando sin explorar gran parte del planeta más externo del sistema solar.

“La naturaleza de la exploración de Tritón se basa en el reconocimiento de que nuestro sistema solar está lleno de mundos oceánicos”, dijo Candace Hansen-Koharcheck, científica del Instituto de Ciencias Planetarias y co-investigadora de Trident.

Calificó la misión como “una inversión en el futuro”, que habría ayudado a comprender esos mundos.

Para llegar a Neptuno en un tiempo razonable, Trident habría pasado a toda velocidad por delante de Júpiter y habría utilizado la gravedad de ese planeta gigante para aumentar su velocidad.

Júpiter y la Tierra no volverán a estar alineados de forma que proporcionen una honda gravitatoria para una misión de este tipo a Neptuno hasta dentro de 13 años.

Uno de los objetivos de la misión Trident era estudiar los penachos que podría emitir un océano subterráneo en Tritón, la gran luna de Neptuno.

Si las hipótesis sobre cómo se forman esos penachos son correctas, para cuando otra misión llegue a Tritón, la actividad de la luna habrá cesado debido a su posición en la órbita con respecto al sol.

Es posible que no haya otra oportunidad de observar los estallidos hasta dentro de 100 años.

Alfred McEwen, el investigador principal de la propuesta de Io, se mostró decepcionado, especialmente porque su exploración se habría superpuesto con otras dos naves espaciales previstas para el sistema de Júpiter: El Jupiter Icy Moons Explorer de la Agencia Espacial Europea y la misión Europa Clipper de la NASA.

Los datos de las tres naves espaciales habrían ayudado a obtener una imagen más clara de cómo interactúan Júpiter y su luna.

Pero dijo que “tiene sentido tener las dos misiones de Venus juntas, porque son complementarias”.

La nave Juno de la NASA, que lleva estudiando Júpiter desde 2016, también realizará sobrevuelos de Io en los próximos años.

NOTICIAS RELACIONADAS