16 C
Resistencia
lunes, agosto 8, 2022
InicioSociedadLa mafia del Gauchito Gil y el santuario que se regó de...

La mafia del Gauchito Gil y el santuario que se regó de sangre

Desde este martes, juzgarán a nueve personas por los crímenes de Sergio Abel Checho Canteros (33) y su padre, Julio César Minto Canteros (64).

Nueve personas comenzarán a ser juzgadas este martes en la ciudad correntina de Mercedes por los homicidios de Sergio Abel “Checho” Canteros (33) y su padre, Julio César “Minto” Canteros (64), en el Santuario del Gauchito Gil.

El doble crimen ocurrió el 6 de agosto de 2021 y puso al descubierto turbios manejos del predio por el que pasan todos los años cientos de miles de devotos del santo pagano.

En el banquillo de los acusados estarán sentados Walter Luis Astarloa, Maximiliano Contreras, Juan Ramón Rivero, Carlos David Molina, Jonathan Natanael Astarloa, Juan Cruz Astarloa, María Magdalena Astarloa, María José Obes y Gisella Paola Astarloa, quienes están acusados del delito de doble homicidio triplemente agravado. El primero también está procesado por haber amenazado a una de las víctimas dos días antes del brutal ataque.

Hasta 300.000 personas llegan todos los años a Mercedes a visitar el santuario del Gauchito Gil. Foto: TélamHasta 300.000 personas llegan todos los años a Mercedes a visitar el santuario del Gauchito Gil. Foto: Télam

Ocho de los imputados están alojados en las alcaidías de Mercedes y Curuzú Cuatiá, excepto María Magdalena Astarloa, quien en junio pasado fue beneficiada con la prisión domiciliaria porque cursa un embarazo.

El juicio comenzará este martes en la sede del Tribunal Oral Penal de Mercedes, que está integrado por Juan Manuel Muschietti y Jorge Troncoso y la jueza María Eugenia Ballará. La acusación estará a cargo del fiscal Adrián Casarrubia; y la familia de las víctimas designó como querellante a a Marcos Harispe. Por el Tribunal desfilarán más de medio centenar de testigos.

El 6 de agosto del año pasado, padre e hijo fueron atacados en su propiedad por un grupo de personas que estaban vinculados a la mujer que administraba el santuario. “Checho” murió en el lugar a causa de las graves heridas que sufrió, mientras que su padre logró sobrevivir y falleció tres días después. En ese hecho resultó herido un cuñado de Sergio, Cristian Luis Rodríguez.

Sergio "Checho" Canteros, 33 años, y Julio César "Milton" Canteros, 64 años, las víctimas de la mafia del Gauchito Gil en el santuario de Corrientes.Sergio “Checho” Canteros, 33 años, y Julio César “Milton” Canteros, 64 años, las víctimas de la mafia del Gauchito Gil en el santuario de Corrientes.

El sangriento episodio derivó en la intervención del santuario. A pedido de la Dirección Nacional de Vialidad, los puestos de venta que estaban instalados sobre las banquinas de la ruta 123 fueron demolidos y sus ocupantes reubicados en un predio cercano hasta que el Gobierno de Corrientes termine la construcción de un local con mayores comodidades y en un lugar seguro.

Sergio y su papá fueron atacados a puñaladas en inmediaciones del puesto donde comercializaban artículos relacionados con el Gauchito Gil, el santo pagano que todos los 7 de enero convoca a cientos de miles de peregrinos.

Ambos fueron asesinados porque se resistían a abandonar el lugar y cederlo a allegados de la administradora del lugar, Ramona Villalba.

La familia Canteros sostuvo que durante la investigación se estableció que María Magdalena Astarloa y otra mujer fueron las que proveyeron los cuchillos a quienes están señalados como los autores materiales del doble crimen. “Incluso ella fue quien también apuñaló al cuñado de mi hermano”, afirmó.

“Nuestra familia lucha contra toda una mafia. Pero hay videos y audios que son pruebas contundentes para acreditar que los detenidos son los asesinos. Esto fue una matanza perfectamente planificada. Pero aún así se podría haber evitado, porque la viuda de Sergio se cansó de llamar y avisar a la Policía que los estaban amenazando”, señaló.

Julio y Sergio eran dueños de cinco propiedades ubicadas frente al santuario, del otro lado de la ruta 123, entre las que se destacan un parador y un comedor, además de un campo contiguo.

La protesta en la ruta nacional 123, en Mercedes, Corrientes, por el ataque de la mafia de los puesteros que le costó la vida a Sergio Canteros y su padre.La protesta en la ruta nacional 123, en Mercedes, Corrientes, por el ataque de la mafia de los puesteros que le costó la vida a Sergio Canteros y su padre.

Sergio recibió entre 20 y 22 puñaladas; murió antes de llegar al hospital. Julio agonizó hasta el lunes 9, cuando falleció. Tenía entre 5 y 7 heridas cortantes.

“Da miedo porque siempre ando sola con mis hijos. Pero nada me dicen, la mujer (Ramona Villalba) sólo baja su cabeza cuando me ve”, afirmó al diario Época la viuda de “Checho”, Yésica Rodríguez, con quien tenía dos hijos.

NOTICIAS RELACIONADAS