28 C
Resistencia
martes, diciembre 6, 2022
InicioEntretenimientoJuicio a Darthés: declaró la actriz Calu Rivero

Juicio a Darthés: declaró la actriz Calu Rivero

En otro manotazo de ahogado, la defensa de Juan Darthés buscó este miércoles impedir que declare Calu “Dignitiy” Rivero como testigo en el juicio oral que se inició en Brasil contra el actor por el delito de estupro, con la excusa de que es “feminista” y el acusado presentó un juicio contra ella –que está en curso– por daños y perjuicios donde le reclama un millón de pesos, luego de que ella contara que había sufrido situaciones abusivas en la grabación de la telenovela “Dulce amor” de su parte y por eso había renunciado a la tira. Esto lo contó Calu antes de que Thelma Fardin lo acusara en Nicaragua, en diciembre de 2018. El juez brasileño rechazó el planteo de la defensa y Calu Rivero testimonió durante cuatro horas, desde el consulado argentino en Roma. A continuación lo hicieron un amigo y una amiga de Thelma, desde la UFEM. La amiga trabajó con ella en “Patito Feo”, en la gira por Centroamérica donde ocurrieron los hechos que denunció. Las próximas audiencias se pasaron para el 27 y 28 de enero, donde terminarán de declarar el resto de lxs testigos citados.

“Recién acabo de cortar con Calu. Me dijo: “Raquel tenías razón: fue liberador. Me siento mucho más tranquila. Pude gritarle abusador tantas pero tantas veces”. La verdad me da mucha pena estar tan lejos porque Calu se merece un gran abrazo y un cariño muy grande. Muchos años guardó ese sentimiento de dolor”, dijo pasadas las 18.30, la apoderada de la actriz, la abogada Raquel Hermida Leyenda.

Rivero fue la primera testigo –de un total de 11– que están citados a declarar en el juicio que comenzó este martes. La estrategia de la defensa apunta a obstaculizar el avance del debate oral: por ejemplo, filtró a periodistas parte de la declaración de Fardin –la denunciante–, con intenciones de pedir luego la nulidad, dado que el juez brasileño se mostró muy exigente para que las partes respeten el “sigilo” –secreto– bajo el cual deben transcurrir las audiencias por tratarse de un delito contra la integridad sexual, para proteger a la víctima, de acuerdo con el código de procedimiento del país vecino. La paradoja es que la denunciante quería darle publicidad a sus dichos y que fuera público, por la trascendencia histórica que tiene el juicio en la lucha contra el abuso.

El delito por el cual está imputado Darthés es equivalente a la figura de violación agravada en el Código Penal argentino y prevé en Brasil penas de 8 a 12 años, pero de acuerdo a la interpretación podría llegar a tener un máximo de 18 años. Los ministerios públicos de tres países, Nicaragua, Argentina y Brasil, coincidieron en que había pruebas preliminares suficientes para llevar el caso a juicio. El debate oral lo lleva adelante el juez federal penal de la sala 7 del fuero judicial de San Pablo, Pablo Ali Mazloum.

Entre las trabas que pretende imponer la defensa de Darthés al avance del proceso, la noche del lunes presentó un escrito de 150 páginas para pedir la postergación del juicio, proponiendo una larga serie de medidas que llevarían meses. El juez no lo aceptó.

El juicio es desigual. Darthés tuvo dinero para contratar abogados brasileños, que son muy agresivos, mientras que Fardin no: ni para pagar abogados en el país vecino ni para viajar allá. Eso hizo que no se pudiera presentar como querellante. El resultado es que ni Fardin ni su abogado, Martín Arias Duval, pueden presenciar el juicio ni las declaraciones de los testigos. En cambio Darthés pagó abogados brasileños y a Fernando Burlando acá, que el martes presenció la declaración de la actriz. Darthés estuvo en la audiencia y en el momento en que declaró Thelma no estaba visible, pero sí conectado.

La Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM) de la Procuración General de la Nación, designada para colaborar en el juicio, acondicionó especialmente una sala de audiencias, desde donde declararán –como lo hizo Fardin el martes– la mayoría de lxs testigos.

La demanda contra Calu Rivero fue iniciada por Darthés en el fuero civil: le reclama un millón de pesos por “daños y perjuicios”. Darthés alegó que se siente ofendido porque la actriz contó situaciones abusivas que había vivido durante la grabación de “Dulce amor” –que se emitía por Telefé– y describió que el actor usaba su poder para cambiar las escenas y estar más tiempo con ella con el fin de tocarla y besarla. “Ahora vienen las pericias psicológicas y psiquiátricas a Calu y a Darthés”, precisó Hermida Leyenda. Aunque fuera condeno el actor en el juicio que le inició Fardin, podría continuar con este reclamo desde la cárcel, explicó la letrada. Darthés inició otros dos juicios por injurias: contra las actrices Anita Coacci y Natalia Juncos, quienes también contaron que vivieron situaciones abusivas en otras grabaciones televisivas. Coacci, que también fue citada en el juicio de Thelma, ya fue sobreseída, es decir, le ganó el juicio a Darthés.

Fardin lo denunció a Darthés el 4 de diciembre de 2018 en Nicaragua por hechos ocurridos en 2009, cuando ella tenía 16 años y él 45, y se encontraban en el último día de una gira por Centroamérica como parte del elenco de la tira infanto juvenil “Patito Feo” que se emitió en Canal 13.

A pesar de que Darthés en un principio dijo en 2018 –en una entrevista con el periodista Mauro Viale–, que fue él quien rechazó una insinuación de Fardin durante ese viaje, luego la estrategia de la defensa encabezada por Fernando Burlando, apuntó a construir la idea –falsa– de una relación sexual consentida.

Por la extensión de la declaración de Fardin no pudieron declarar en la primera audiencia los testigos que estaban citados para ese día y se reprogramó para este miércoles su declaración. Y aquellas personas que estaban citadas para la segunda audiencia, se los citó para el 27 y 28 de de enero. Con estos cambios, la sentencia podría recién estar recién a fines de enero o febrero.

El juez brasileño autorizó también que la defensa sumara una asesora técnica en materia psicológica con el objetivo de analizar y seguramente cuestionar los testimonios de lxs psicólogos y psiquiatras que peritaron a Thelma que van a declarar en el juicio. La fiscalía en Brasil pidió expresamente que esa asistencia técnica no interrogara a Thelma ni a las otras testigos que han contado haber sido víctimas también de conductas abusivas de parte de Darthés, como Calu Rivero y Anita Coacci, también citada a declarar. El juez no solo autorizó la intervención de esa asistencia técnica de la defensa sino que le dio un plazo de 30 días para presentar un informe. Esta figura –de asesoramiento pericial para la defensa– no está prevista en la Argentina, donde toda la prueba se produce durante el juicio. En realidad, se va a terminar transformando en una suerte de supervisión de los especialistas que darán cuenta del impacto en la salud mental que tuvieron los hechos denunciados sobre Fardin.

La causa se inició en Nicaragua. Por el principio de territorialidad –que es el principio rector en casi todos los países– los delitos se investigan donde ocurrieron. En ese país centroamericano, la unidad especializada y el juzgado que intervinieron entendieron que había elementos suficientes para elevar el caso a juicio y cuando lo citaron a Darthés para que se presente en la justicia no lo hizo. De hecho, viajó y se refugió en Brasil. La justicia de Nicaragua pidió su extradición pero Brasil, a diferencia de casi todos los países, no tiene el principio de territorialidad, sino de nacionalidad, que quiere decir que asume la competencia para todos los delitos cometidos por sus nacionales y Darthés tiene nacionalidad brasileña. Entonces, lo que hizo Brasil, en lugar de seguir el trámite de extradición fue iniciar un caso nuevo, dando por sentada su competencia. Con la intervención de la UFEM desde Argentina se le giró la prueba preliminar ya producida y la fiscalía en Brasil entendió que había entidad suficiente para acusar, acusó, presentó el caso ante un juzgado federal y este convocó a juicio.

NOTICIAS RELACIONADAS