23.2 C
Resistencia
martes, diciembre 6, 2022
InicioEntretenimientoEl asistente que le dio el arma a Alec Baldwin confirma su...

El asistente que le dio el arma a Alec Baldwin confirma su versión: dice que el actor no gatilló

“Yo no apreté el gatillo”, dijo Alec Baldwin en su primera entrevista tras la tragedia en la filmación de la película Rust. Y este jueves se supo que el asistente que le entregó el arma al actor confirma esa versión.

Dave Halls, director asistente de Rust, lo hizo en declaraciones a su abogada, quien afirmó: “Me ha dicho desde el primer día que lo conocí que Alec no apretó el gatillo”.

“Su dedo nunca estuvo en el gatillo”, subrayó la abogada de Halls, Lisa Torraco, en una entrevista exclusiva con ABC News que se transmitió durante la mañana en “Good Morning America”.

Las palabras de Halls coinciden así con la versión del propio Baldwin sobre el incidente en el que mató por accidente a la directora de fotografía Halyna Hutchins durante el rodaje del filme Rust en octubre.

“Nunca apuntaría con un arma a nadie y apretaría el gatillo, nunca”, declaró el actor en un fragmento adelantado de la entrevista, en la cual no aportó más detalles sobre si la pistola se disparó sola ni describe el accidente, aunque sí asegura que no podía imaginar que hubiera munición real en el estudio.

Y añadió que “alguien puso munición real en esa pistola, una bala que ni siquiera debía estar en el edificio”.

Justamente fue Dave Halls quien le entregó el arma a Baldwin. En declaraciones pasadas, el asistente de dirección reconoció que no revisó la pistola antes de ensayar la escena porque estaba convencido de que contenía balas de mentira.

Su confesión, publicada a fines de octubre por la oficina del Sheriff de Santa Fe, en el estado de Nuevo México, Estados Unidos, coincidiría con la hipótesis formulada por los investigadores después de que confiscaran unos 500 cartuchos con munición en la zona del rodaje, entre los cuales creen que había balas auténticas mezcladas con proyectiles falsos.

A diferencia de los cartuchos de fogueo, que recrean la explosión de un arma, las balas de mentira no contienen pólvora y solo se utilizan cuando el guión requiere que aparezca un proyectil en pantalla.​

Justamente, la escena que ensayaba Baldwin era un primer plano de su mano disparando la pistola hacia la cámara.

Por su parte, Hannah Gutierrez Reed, a cargo del departamento de armas de la producción, dijo a las autoridades que ese mismo día se había asegurado de que el arma contenía balas ficticias e indicó que no tenía conocimiento de que hubiera munición real en el estudio de grabación.​

Gutierrez Red, de 24 años, había colocado varias armas en un carro durante el rodaje. Tras volver de una pausa de almuerzo, Halls tomó una de las armas y se la entregó a Baldwin gritando “pistola fría”, la jerga cinematográfica para advertir que el arma está descargada, de acuerdo con las declaraciones juradas del director de la película, Joel Souza, y de un camarógrafo.

Sin embargo, esa versión contradijo lo expresado por el Sheriff de Santa Fe, Adan Mendoza, en una rueda de prensa, ya que entre los objetos confiscados por su equipo hay unos 500 cartuchos de munición que describió como una mezcla de “cartuchos de fogueo, balas falsas” y lo que sospecha que podrían ser “balas verdaderas”.

 

Investigación

Los investigadores del estado de Nuevo México (EE.UU.) iniciaron este martes el registro de la empresa que suministró la munición y las armas para el rodaje de Rust.​

Según la prensa local, la Policía trata de averiguar el origen exacto de la munición que entregó la empresa PDQ Arm & Prop LLC, una compañía con sede en Albuquerque y cuyo dueño, Seth Kenny, dijo a las autoridades que recordaba haber visto una cargamento que “le llamó la atención” porque estaba etiquetado de manera inusual.

El propietario del negocio había trabajado anteriormente con el padre de Hannah Gutierrez Reed, la joven de 24 años contratada como encargada de las armas en la producción de Baldwin.

En otra versión de los hechos, Thell Reed, el padre de la joven y armero desde hace décadas, mencionó que este verano durante otro rodaje pidió a Kenny balas reales para que los actores practicaran tiro, pero luego devolvió la munición sobrante y nunca supo más de la misma. De acuerdo con su declaración, Reed entregó unas 200-300 balas en una caja que nunca recuperó.

Este giro en la investigación llega dos semanas después de que la supervisora del guion de la película, Mamie Mitchell, y el jefe de iluminación, Serge Svetnoy, presentaran demandas contra Baldwin y otros miembros de la producción por poner en riesgo la seguridad de los empleados.

NOTICIAS RELACIONADAS