20 C
Resistencia
jueves, septiembre 23, 2021
InicioInternacionalDescubren cuerpos decapitados de la Gran Bretaña romana

Descubren cuerpos decapitados de la Gran Bretaña romana

Los avances tecnológicos, como los análisis del ADN y del esmalte dental, permitieron a los investigadores sacar nuevas conclusiones sobre la pena capital en la época romana.

LONDRES – Arqueólogos británicos han descubierto más de una docena de esqueletos decapitados en un descubrimiento que, según afirman en un nuevo documento, arroja luz sobre cómo los antiguos romanos utilizaban la pena capital cuando su control sobre Gran Bretaña se desvanecía a finales del siglo III.

Los arqueólogos de la Unidad Arqueológica de Cambridge, una empresa que presta servicios arqueológicos, descubrieron tres pequeños cementerios romanos en el borde de una granja en Cambridgeshire, a unos 70 kilómetros al norte de Londres, en excavaciones realizadas entre 2001 y 2010.

Dave Webb/Cambridge Archaeological Unit

Dave Webb/Cambridge Archaeological Unit

Tras estudiar los restos, descubrieron que 17 de los 52 esqueletos estaban decapitados, un porcentaje mucho mayor que en otros cementerios romanos, según un artículo de investigación publicado el mes pasado en la revista Britannia por Cambridge University Press.

Isabel Lisboa, la arqueóloga que dirigió las excavaciones, dijo que lo más probable es que las personas enterradas en estos cementerios fueran decapitadas como castigo por delitos.

Los estudiosos también han explicado las prácticas de decapitación romanas con otras teorías, como la ejecución de personas esclavizadas, sacrificios humanos, rituales de fertilidad, toma de trofeos militares y castigos post mortem.

Algunos de los motivos de las ejecuciones, dijo, podían ser la violencia dentro de las comunidades y entre ellas, el asesinato, el robo y los delitos religiosos, como la profanación de santuarios.

“Cualquier indicio de insurrección contra el Estado romano se habría tratado con extrema violencia”, dijo.

Cuerpos decapitados del siglo III encontrados en tumbas de Cambridgeshire, Inglaterra. Foto Dave Webb/Cambridge Archaeological Unit

Cuerpos decapitados del siglo III encontrados en tumbas de Cambridgeshire, Inglaterra. Foto Dave Webb/Cambridge Archaeological Unit

Aunque un emperador hizo una campaña en Gran Bretaña a principios del siglo III para reforzar la ocupación, el control romano se desmoronó en las décadas siguientes.

En el continente, los líderes competían entre sí -el año 238 d.C. fue el llamado Año de los Seis Emperadores– y en Gran Bretaña se enfrentaron a usurpadores y rebeliones.

La posición de los esqueletos en los cementerios de Cambridgeshire sugiere que las personas estaban vivas cuando fueron decapitadas y que fueron decapitadas con un solo golpe por la espalda asestado con una hoja pesada, dijo Lisboa.

Los cortes en dos de los cuerpos mostraban una violencia extrema, con el cuerpo de uno de los esqueletos mostrando marcas de cortes en la mandíbula y la extirpación de una oreja.

Algunos de los esqueletos estaban tan deteriorados que parecían polvo.

Pero los avances tecnológicos realizados en la última década, como los tipos de análisis de ADN y el análisis del esmalte de los dientes, llevaron a los investigadores a concluir que los romanos podrían haber reclutado a personas de diferentes regiones, incluyendo Escocia y los Alpes, para trabajar en la granja en lo que ahora es Cambridgeshire, dijo Lisboa.

Los investigadores creen que la granja era un lugar especializado que proporcionaba grano al ejército imperial romano debido a un gran granero, dijo.

Varias de las cabezas de los esqueletos estaban colocadas junto a los pies, lo que podría haberse hecho para evitar que los espíritus de los cuerpos se elevaran, según el documento de investigación.

La ubicación de los cuerpos dentro de los cementerios, junto a personas que no fueron decapitadas, puede explicarse por una ley romana según la cual los familiares y amigos de los criminales ejecutados podían solicitar la devolución de los cuerpos para su entierro.

Además, los cuerpos decapitados se enterraban con miniaturas de cerámica de colores alrededor de sus cabezas, incluyendo cuencos, ollas y frascos, de acuerdo con las tradiciones locales de la época.

“No fueron enterrados como parias, sino que fueron enterrados con el rito normal y con vasijas en miniatura alrededor de la cabeza”, dijo Lisboa.

NOTICIAS RELACIONADAS