16.4 C
Resistencia
jueves, junio 8, 2023
InicioArgentinaDesapareció un narco arrepentido que había declarado contra políticos y policías

Desapareció un narco arrepentido que había declarado contra políticos y policías

Se trata de Federico “Morenita” Marín (33), capo del tráfico de marihuana en Corrientes y testigo contra políticos, policías y funcionarios judiciales.

Desde principios de semana nadie sabe nada de Federico “Morenita ” Marín (33), condenado como uno de los tres capos que manejaba el tráfico de marihuana paraguaya en la ciudad correntina de Itatí.

En pleno feriado XL Marín -quien desde fines de 2022 tenía prisión domiciliaria- pidió permiso a la Justicia para salir de su casa a ir a atenderse a un hospital por unas hemorroides sangrantes. Pero todo era mentira, como se descubrió después.

Reubicado en un lugar secreto de la Provincia de Buenos Aires con su mujer y sus cinco hijos luego de declarar como arrepentido, “Morenita” llevaba una tobillera electrónica de monitoreo, por eso se detectó que había dejado su domicilio.

El primer alerta fue el lunes. La División Vigilancia Electrónica avisó al Tribunal Oral Federal Nro 3 de Capital ( que controla la ejecución de pena de Marín) que el narco se había alejado de su casa. Acto seguido el TOF le pidió al Programa de Protección de Víctimas y Testigos que chequeara la situación.

Desde el programa llamaron a Marín quien atendió el teléfono y les dijo que había ido a un hospital a atenderse por los hemorroides. Como “Morenita” avisó al Programa cuando volvió a su casa ( y esto se corroboró), la cosa no pasó a mayores.

El martes ocurrió algo similar.

La tobillera de Marín volvió a delatar que se había ido de su casa. Esta vez “Morenita” no atendió el teléfono. Cuando se le preguntó a su esposa donde había ido ésta les dijo que nuevamente al hospital. Sin embargo se fue al hospital que decía la familia y se corroboró que nunca se había atendido allí.

La cuestión no es poca cosa.

El testimonio de Marín fue clave para procesar y llevar a juicio a dos intendentes, policías, gendarmes, abogados y al ex juez federal de Corrientes Carlos Soto Dávila y a dos de sus secretarios, estos últimos juzgados actualmente en Corrientes.

¿Marín se escapó o va a aparecer en un zanjón? Esa es la pregunta que preocupa a todos, fiscales, jueces e Investigadores de la RPOCUNAR que impulsaron la investigación sobre el trafico de marihuana en Itatí.

Por lo pronto su nombre ya figura en una nueva orden de captura nacional e Internacional. Hoy Marín es un prófugo. Uno importante. Lo busca la Interpol.

Marín apareció en el radar de la Justicia Federal en 2015. Y su suerte quedó marcada por la megacausa “Sapucay”, que permitió establecer cómo tres bandas narcos actuaban con impunidad en Itatí, incluso con complicidad del poder político local.

Según la investigación de la PROCUNAR, a cargo de Diego Iglesias, la banda de Marín enviaba cargamentos de marihuana a Tucumán, Córdoba, Mendoza, Santa Fe, Chaco, Buenos Aires y la Villa 21 de la Ciudad de Buenos Aires. “Morenita” recién fue apresado en octubre de 2018 cuando una patrulla de Gendarmería rodeó su casa, en Itatí.

El hombre estaba fuertemente armado y se entregó después de una larga negociación. En la causa Sapucay, el capo narco correntino firmó un juicio abreviado por 12 años de prisión tras aceptar la imputación de ser miembro de una asociación ilícita, y coautor en el comercio de estupefacientes agravado por servirse de menores de 18 años y por la participación de funcionarios públicos.

Como había declarado como arrepentido, la Cámara de Casación le redujo la pena a la mitad. Preso en el Penal de Marcos Paz, se el concedió la prisión domiciliaria el 9 de noviembre del 2022. Ya todo el mundo sabía que el había declarado en la Justicia, incriminando incluso a socios narco, y su vida tras las rejas no valía nada.

NOTICIAS RELACIONADAS